Viaja como un viajante

| martes, 4 diciembre 2012
Viaja como un viajante

Viaja como un viajante

A veces cuando hablo con viajeros avezados hay la costumbre de despreciar a los viajantes, a la gente que viaja porque su trabajo les lleva a un lugar y que van principalmente a hacer negocio. Muchos de esos viajeros se congratulan de viajar por el mundo sin objetivos, a integrarse con la gente, a conocer otras culturas viviendo sus vidas.

Y no puedo estar más en desacuerdo con ese planteamiento. Creo que los viajantes son los auténticos viajeros. De hecho, los viajeros más importantes de la historia han sido siempre viajantes: gente que tenía un objetivo, que iba a buscar nuevos destinos para sacar provecho económico de lo que encontrara.

Gente como Marco Polo o Magallanes. Marco Polo, mercader y viajero Veneciano, quizás el viajero más admirado, era el ejemplo del viajante perfecto: alguien que recorría el mundo buscando objetos deseados para llevar a Venecia con el objeto de enriquecerse.

Y en el caso de Magallanes, mucha gente cree que circunvaló el mundo solamente por su espíritu de aventura, cuando en realidad la razón principal fue su interés (y el de la Corona Española) de abrir nuevas rutas a Asia y facilitar el comercio.

Por eso, la próxima vez que viajes, viaja como un viajante, intenta descubrir con qué cosas puedes comerciar, qué puedes comprar, qué puedes aprender de otros pueblos, cómo te puedes beneficiar económicamente y cómo les puedes beneficiar a ellos

No creo en la gente que se intenta integrar en otras culturas. La integración en una semana o en un mes no existe. Pero sí que existen los intereses comerciales. Ofrece productos interesantes a la gente que visitas y verás cómo tienen interés en verte de nuevo en el futuro.

El comercio como motor del descubrimiento y de la aventura. Como siempre ha sido ….

Etiquetas: ,

Categoría: Viajeros

Comentarios (5)

Trackback URL | RSS de los comentarios

  1. Martin dice:

    que interesante!, me siento un poco identificado!, viajo por el mundo hace mas de 5 anios, pero trabajando como tripulante de cabina de pasajeros en una aerolinea, el anio que viene me lanzo a viajar por el mundo, pero conmi mochila, Un abrazo viajero!

  2. Manu dice:

    Hola Eduardo:

    Suscribo estas lineas al 100%, gracias a mi trabajo he podido descibrir lugares maravillosos, no es turismo ni ocio, pero si se sacan ganas puedes, al final del dia, darte un “garbeo” por la ciudad.

    Animo a tod@s los que viajen por trabajo a que salgan mas alla del hotel al final del dia. Ahi un bonito mundo ahi fuera.

  3. Lau dice:

    Eso vamos a hacer mi hijo y yo durante dos meses: una ruta por América dando charlas y vendiendo libros.
    Gracias por el post, me ha venido como anillo al dedo.

  4. Lore de QMLM dice:

    Muy de acuerdo con el pensamiento, me ha tocado viajar por trabajo y he conocido asi muchas costumbres latinas y me ha enseñado a respetar e ir abierta a aprender de todas las diferencias y similitudes!

    Abrazo,
    Lore

  5. Isaac dice:

    Estáis muy equivocado Eduardo y solo intentas justificarte por los anuncios en tu web ¿Cierto? Marco Polo no hizo ningún negocio. Se quedó muchos años en China y al regresar a Italia no explotó económicamente su viaje, simplemente aprendió de él, le formó y con eso se dio por satisfecho. De haber sido un comerciante habría regresado de inmediato a Italia y hecho acuerdos con los chinos. Magallanes era un navegante, era su oficio y dio la vuelta al mundo por creer que las Islas Molucas se ubicaban bajo la esfera de España tras el Tratado de Tordesillas. ¿Por qué no mencionas al marroquí Ibn Batuta? ese sí fue un viajero auténtico que viajaba para admirarse del mundo y aprender de él. Y así muchos más viajeros, españoles y de otras nacionalidades que no tenían los negocios como meta, sino el descubrimiento puro del mundo y de sus habitantes. Cuando el ser humano empezó a explorar el mundo no lo hizo por hacer negocios ¿viste? sino para descubrir su belleza, su casa donde habita, también para encontrar mejores condiciones de vida, pero sobre todo para descubrirlo y ¿sabés por qué? Te lo diré: porque existe. Es inherente al hombre ese deseo, y no el de hacer negocios. Saludos desde Buenos Aires.