Viajar en avión por primera vez: cómo moverse en un aeropuerto, manual para novatos

| Sábado, 23 Noviembre 2013
Mujer en aeropuerto

Mujer en aeropuerto, via Shutterstock

Manejarse en los aeropuertos es relativamente fácil una vez que se ha hecho un par de veces, pero la verdad es que la primera vez uno no sabe cómo empezar …



Veamos los pasos a seguir cuando llegamos a un aeropuerto dispuestos a viajar en avión por primera vez:

  1. Llegamos al aeropuerto. Es imprescindible llevar el DNI o pasaporte si viajamos al extranjero. Y el billete de avión, donde nos dirá desde qué terminal volamos (Madrid T4 quiere decir Terminal 4 de Madrid) . Yo recomiendo llegar al menos 2 horas antes de la hora de salida del vuelo si no se conoce cómo funciona todo.
  2. Nos dirigimos a los mostradores de facturación. Normalmente los encontraremos inmediatamente. Tenemos que buscar en los paneles informativos nuestro vuelo (normalmente será algo como IB 666) y en el panel nos indicará a qué mostrador de facturación dirigirnos. Algo como mostrador C444.
  3. Con el pasaporte o DNI, el billete y las maletas vamos a ese mostrador que nos indican. Después de hacer la cola (no es malo preguntar a los de la cola si es el mostrador adecuado), llegamos al mostrador. Nos pedirán documentación e iniciaremos la facturación del equipaje.
  4. El equipaje que podemos llevar en el vuelo se divide en dos:
    1. Equipaje de mano que llevamos con nosotros todo el vuelo (normalmente una bolsa pequeña de hasta 10 kgs, pero depende de la aerolínea).
    2. Equipaje a facturar: este es el equipaje que no va con nosotros, sino que se transporta en la bodega del avión y lo recogeremos en el aeropuerto de destino a la llegada en las cintas de entrega de equipajes. Lo perdemos de vista todo el viaje, y suele ser hasta un máximo de 20 kgs en un solo bulto (también depende de la aerolínea). La maleta mejor que vaya cerrada con combinación o candado y es importante no meter dentro ni joyas ni dinero ni cosas de valor o frágiles, porque se tratan con poca delicadeza.
  5. En el mostrador nos facturarán (recogerán) entonces nuestra maleta y nos darán una “tarjeta de embarque” que indica nuestro vuelo, el asiento que nos corresponde, la puerta de embarque y la hora de embarque. Veamos cada uno:
    1. Tarjeta de embarque: es el documento que tendremos que presentar al embarcar en el avión. Es nominativo y es muy importante guardarlo hasta el final del viaje. El la única forma de reclamar la maleta si por algún problema se pierde (no pasa a menudo, pero pasa).
    2. Asiento: el asiento suele venir indicado de la forma 27B, donde 27 es la fila y B la posición del asiento en la fila. A es siempre ventanilla, B suele ser asiento entre dos, y C suele ser pasillo. El resto de los asientos depende de la configuración del avión.
    3. La puerta de embarque nos indica dónde tenemos que embarcar al avión a la hora indicada. Normalmente en esa puerta habrá un cartel que indica el destino del avión y el número de vuelo.
    4. Hora de embarque: hora a la que tenemos que entrar físicamente al avión. Suele ser entre 20 minutos y media hora antes de la hora de salida.
  6. Con la tarjeta de embarque, la documentación y la maleta de mano (la otra la hemos facturado) nos dirigimos ahora hacia la puerta de embarque. Para llegar a ella tendremos que pasar por los controles de seguridad, donde nosotros entraremos por el arco de seguridad. A la hora de pasar por el arco de seguridad no debemos llevar objetos de metal encima (relojes, carteras, cinturones, etc), que colocaremos en el equipaje de mano. El equipaje de mano lo pasaremos por la cinta de rayos x y será inspeccionado de esta manera, y no puede contener ni líquidos ni objetos punzantes, entre otros.
  7. Una vez pasado el control de seguridad, nos dirigimos a la puerta de embarque, comprobamos que está en hora y esperamos a entrar al avión.

Como veis, parece complicado, pero una vez que lo hagáis veréis que todo es muy sencillo. Fijaos en la gente alrededor y preguntad, preguntad todo lo que haga falta.

Ahh, y cuidado con los tiempos, eso sí que es importante 🙂

¡Buen viaje!

Etiquetas: , ,

Categoría: ayuda, volar

Comentarios (2)

Trackback URL | RSS de los comentarios

  1. Víctor Hernández dice:

    Gracias por los consejos, para los que no solemos volar con cierta frecüencia, siempre viene bien refrescarlos!

    De todos modos, un pequeño apunte. Según la normativa europea sí que es posible portar líquidos en el equipaje de mano, con evidentes limitaciones, claro: deben ir en una bolsa transparente de plástico de 20 x20 cm y colocar los líquidos (se entiende que hablamos de productos de higiene y demás) en pequeños contenedores de 100 ml máximo.

    En mi perfumería habitual ya encontré un neceser de este tipo, aunque también los he visto en Carrefour y El Corte Inglés.

    Para los que usamos una gran cantidad de productos de belleza e higiene no es gran cosa, pero menos es nada jeje.

    Un saludo!

  2. Es cierto, algunos puntos los he simplificado, y en ese punto me he pasado simplificando. En el equipaje de mano se pueden llevar hasta 10 contenedores transparentes de hasta 100ml cada uno todos ellos dentro de una bolsa de plástico transparente con cierre Ziplock.